Cartas enviadas al corazón en Violet Evergarden: opinión anime

Cartas enviadas al corazón en Violet Evergarden: opinión y reseña anime

Cuanto más profundizo en las increíbles historias que se ocultan en un manga, una novela ligera, o quizá en un anime, más me río ante esa idea equivocada de que son «dibujos para niños». Hay historias pensadas para que se alojen en una parte de tu corazón y perduren por años. Quizás con el paso del tiempo no recuerdes con exactitud el nombre de esa obra o su trama principal, pero sí te quedará esa sensación en el interior.

Violet Evergarden —basada en las novelas ligeras de Kana Akatsuki, ganadoras del Premio Kyoto Animation de 2014 en la categoría de novela, escenario, y manga— es de esos anime que, lo quieras o no, llegará a tu ser más íntimo.



¿De qué trata Violet Evergarden?

Tras una horrible guerra, se nos presenta a una preciosa joven rubia de ojos azules, llamada Violet, que termina de recuperarse de la pérdida de ambos brazos en un hospital. Por lo que parece, la chica era un soldado —aunque no uno cualquiera, como pronto nos daremos cuenta—, y no para de preguntar, en un estado de ansiedad y preocupación, por su superior y la seguridad de éste. Tanto es así que, hasta que no llega un viejo conocido de la guerra y se la lleva, asegurando que su comandante está bien, no parece calmarse un poco.

Violet Evergarden
La pérdida de sus brazos es algo pequeño frente a la preocupación que reina dentro de Violet por su comandante tras acabar la guerra.

A pesar de llevar prótesis en ambos brazos, eso no parece afectar al espíritu de Violet, que pronto intenta llevar un trabajo más «normal». Esta muchacha, que sólo conoce el arte de la guerra debido a que fue utilizada como una herramienta sin sentimientos, acaba decidiendo que quiere volverse una «muñeca de recuerdos automáticos». Es decir, que desea trabajar junto a un grupo de mujeres que se dedican a escribir cartas a petición de sus clientes.

El significado del amor en Violet Evergarden

Violet tiene bastantes problemas a la hora de identificar y comprender los sentimientos, ya sea ajenos o propios. Aunque para la joven su comandante era alguien muy importante, las dudas inundan su corazón, especialmente desde las palabras que le dijo, durante la última batalla de ambos, antes de perder el conocimiento.



Guiada por el anhelo de comprender las palabras de su desaparecido comandante, decide estudiar para ser una «doll». Aunque pronto se da cuenta de que este trabajo no consiste sólo en ser rápida escribiendo a máquina, sino que hay un significado mucho más profundo detrás de las palabras.

Violet recibe encargos de los más variados, y con cada situación comprende un poco más lo que son los sentimientos.

La academia de dolls a la que asiste es sólo el comienzo de una de las numerosas vivencias que experimentaremos en este corto, pero intenso anime, a cada cual más y más dura. Todas ellas harán crecer a Violet por dentro, y le ayudarán a comprender los sentimientos de las personas para acabar comprendiéndose a sí misma.

Una animación de belleza sin igual

Con el objetivo de que la belleza y pureza de estos sentimientos llegue al espectador, Violet Evergarden cuenta con una animación que francamente te deja sin aliento. Cada simple gesto, mirada, y movimiento, expresa multitud de matices. En definitiva, estamos ante un trabajo que he visto en muy pocos animes, y que corona a esta obra, gracias al talento de los animadores de Kyoto Animation, como una de las mejores del medio.

Las miradas en «Violet Evergarden» expresan mucho más que las palabras pronunciadas.

Por supuesto, también necesita un apartado sonoro que iguale a la animación y, sin lugar a dudas, lo consigue, ya que se adapta como un suave guante hecho a la medida de una pulcra mano.



Puedo afirmar que Violet Evergarden, concretamente en su segunda mitad, me ha hecho sentir como muy pocos animes lo han conseguido —diría que sólo Clannad o la recta final de Angel Beats! lo lograron— al ver el lado bueno del corazón de las personas, los sentimientos más puros y, sobre todo, el amor. Pero no sólo el amor en el sentido romántico, ni mucho menos, sino también el amor por un hermano/a, por un hijo, por unos padres… En resumen, puede que en Violet Evergarden cada historia sea más dura que la anterior, pero también nos hace reflexionar de manera mucho más profunda y personal.

Violet Evergarden
Violet viaja para escribir, no importa dónde, valiosas cartas llenas de los sentimientos de sus clientes para, algún día, escribir una propia.

Desde aquí sólo puedo animarte a que veas Violet Evergarden, porque todas y cada una de sus cartas te llegarán al corazón.

Si te ha gustado, te interesará:

 

Sigue a NLsite en redes para que una maid sonría ⬇️

Autor: Jessica Santana

Streamer. Lectora empedernida y escritora soñadora. Me encanta los libros (especialmente de fantasía), los videojuegos, el manga/anime y las novelas visuales.

Un comentario en “Cartas enviadas al corazón en Violet Evergarden: opinión anime”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.